Razones para tomar práctica de yoga en pareja

Cuando hablamos de yoga nos referimos a la antigua práctica que combina actividad física y la purificación de las emociones, por lo tanto, el yoga en pareja es una excelente forma de mejorar el estado de salud de ambos, así como para encontrar un buen punto de interacción con tu compañero, además, los ayuda a comprenderse el uno al otro y a confiar para actuar como uno solo.

Razones para hacer yoga en pareja

Las posturas del yoga en pareja son muy similares a las del yoga individual, las razones para llevar a cabo esta práctica en pareja son muchas, para empezar se produce un descubrimiento interior y personal, manteniéndose la introspección, con el único objetivo de conectar profundamente con tu compañero para que las energías positivas de ambos se conecten y formen una sola unidad.

La energía que está práctica transmite a las parejas se reflejan en su día a día y en muchos casos resulta en la mejoría de la relación en cualquier aspecto; las posturas básicas del yoga aportan grandes beneficios, son tan efectivas como una terapia para parejas porque los ayuda a estrechar lazos y adquieren no sólo serenidad, sino también empatía del uno al otro.

Beneficios de hacer yoga en pareja

La práctica de yoga en pareja es tan beneficiosa como una psicoterapia de pareja, pero en este caso el proceso se lleva a cabo a través de una hermosa y maravillosa experiencia, estos son algunos beneficios de la práctica de yoga en pareja:

  • Contribuye a que los miembros de la pareja adquieran mayor confianza el uno en el otro, porque al realizar las posturas uno debe convertirse en el apoyo del otro.
  • Aprenderán a trabajar como un equipo y no sólo serán capaces de conectarlos a nivel físico, también mental y emocionalmente.
  • La conexión que se establece con el otro a través del yoga ayuda a ejercitar la paciencia y te enseña a olvidarte de ti mismo para comenzar a pensar en la otra persona, fortaleciendo el compañerismo.
  • Existe la posibilidad de que a través de la conexión, la pareja logre conocerse mejor y que incluso terminen descubriendo facetas que uno desconocía del otro, como las limitaciones, las virtudes, la capacidad mental y también la física.
  • Además de lo mencionado, el yoga les dará un momento para compartir juntos, descubriendo un sinfín de cosas que tienen en común, por lo que puede resultar una actividad diferente y divertida.

3 excelentes posturas para la práctica del yoga en pareja

Las 3 posturas que mencionaremos a continuación son ideales para lograr los objetivos necesarios con la práctica de yoga en pareja:

Giro sencillo

  • Siéntense con las espaldas unidas y giren los dos hacia el lado izquierdo.
  • Luego coloca tu mano derecha sobre tu rodilla izquierda y tu mano izquierda sobre la rodilla derecha de tu pareja, ambos deben hacer lo mismo.
  • En esta posición deben aguantar alrededor de un minuto y cambiar hacia el otro lado, es importante que la postura se repita al menos dos veces más.
  • No olviden mantener la espalda recta y los hombros separados de las orejas, la idea es que estén sentados rectos.

Flexión doble hacia adelante

  • Deben sentarse uno frente al otro con las piernas estiradas a la altura de las caderas, las plantas de tus pies deben tocar las de tu pareja, trata de mantener la espalda completamente estirada y los hombros abajo.
  • Luego inhala y eleva los brazos, para posteriormente inclinarte hacia el frente y exhalar, pon el máximo esfuerzo para que logres alcanzar las manos de tu pareja.
  • La idea es que en cada exhalación llegues mucho más allá, hasta el punto de que casi toques los codos de tu pareja, mantengan la postura por alrededor de un minuto y descansen.

Postura cara a cara

Esta postura contribuye con la comunicación no verbal, además de que mejora la coordinación en pareja, debes hacer lo siguiente:

  • Colóquense de pie cara a cara y posteriormente den un paso hacia atrás.
  • Levanten los brazos por encima de la cabeza a la altura de los hombros y unan sus palmas.
  • Vayan dando pasos hacia atrás sin despegar las palmas, la idea es que vayan bajando la espalda cada vez más.
  • De esta manera llegaran a un punto en el que quedarán cara a cara, con la cadera a la altura de los pies, esta postura también deben mantenerla por un minuto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *