Manejo de la ira en niños del nuevo milenio

manejo-de-la-ira-en-ninos-del-nuevo-milenio

Puede ser preocupante cuando del colegio se recibe una llamada de atención  porque tu hijo tuvo algún problema con alguno de sus compañeros por un acto agresivo o incluso con el maestro.  Esto puede ser consecuencia de un mal manejo de la ira del niño, pero no hay por qué alarmarse pues puede aprender a controlarse y evitar más llamadas de atención.

Para empezar a poder solucionar este problema con nuestros hijos se debe entender que no es un acto de rebeldía o es que sea a “propósito”, sino que es parte de su aprendizaje. Hay que tener muy en cuenta que la agresividad con agresividad no puede corregirse por lo que el tema debe de ser tomado con calma por los padres y siempre dirigirse al niño en un tono amigable para que entienda la situación  y pueda cambiar de comportamiento.

Si bien es cierto no nos gusta que nuestros hijos sean regañados en la escuela, pero hay que tomar la situación como parte de la experiencia de ser padres, pero lo mejor es ayudar a nuestros hijos para que puedan controlar su ira.

¿Cómo reaccionar de manera efectiva al comportamiento de nuestros hijos?

Cuando una situación como la de la ira o el enojo en niños suele presentarse es usual que la tendencia sea ignorar la situación pensando que puede tratarse de un berrinche o mal comportamiento premeditado, pero es importante analizar si es que nuestros hijos realmente saben controlar sus emociones sobre todo si es que se trata de una emoción tan fuerte como la ira.

El primer paso es entender que la ira es una emoción que tanto niños como adultos pueden experimentar por lo que tienen que ser tomada en serio al igual que se haría con cualquier otra persona. Hay que saber tratar a los niños como personas, saber que pueden entender que su comportamiento no es el mas adecuado y si sabemos dirigirnos a ellos se podrá corregir esa conducta.

La ira puede manifestarse en actos agresivos cuando la cólera no sabe pensarse. Las emociones no son las que provoquen las conductas, sino el hecho de no saber pensarlas y canalizarlas para poder reaccionar de forma asertiva. Nuestros niños así como cualquier otra actividad en el mundo nuevo que recién están explorando, puede que no sepan como canalizar sus emociones por lo que hay que acompañarlos en este proceso.

Entender el proceso de la ira

La rabia así como la alegría, la pena, la sorpresa, el miedo, el enojo, la vergüenza u otra emoción algunas veces puede hacernos sentir incómodos, por eso puede que  nuestros hijos no deban de sentirla, pero es parte de crecer y desarrollarse como ser humano. Lo importante es enseñar a nuestros hijos cómo es que pueden manejar emociones fuertes como la ira.

Para poder enseñar a controlar la ira lo primero que debemos dejar de lado es poder reaccionar con la misma emoción ante el comportamiento de los niños. Hay que hacerles entender que su comportamiento se encuentra dentro de lo equivocado, pero no significa que se les vaya a regañar. Se debe dirigirse a ellos con firmeza para que entiendan que es un tema serio, pero sin que se convierta en gritos o insultos.

Manejar la ira para reaccionar de forma asertiva

Hay que enseñarles a nuestros niños que deben de saber identificar qué es lo que sienten que provoca que puedan reaccionar de forma agresiva. Identificar los síntomas para poder diagnosticarlo, enseñar a los niños a saber decir cuando es que están molestos para que puedan manifestarlo de forma verbal.

Debemos enseñarles a entender que no se pueden escoger entre las emociones que podamos sentir, pero sí que podemos hacer con ellas. Una vez que el niño haya manifestado que se siente molesto enseñarle que debe aprender a calmarse y dejar que la emoción pase para poder actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *