Convivencia en pareja, una decisión de cada día

convivencia en pareja una decision de cada dia

Cuando dos personas adultas ya llevan mucho tiempo juntas, comienzan a surgir cuestiones sobre la formalización de la relación, y entre ellas, la convivencia en pareja. El mundo de hoy ha cambiado, y con ello también la forma de pensar de muchas personas que mantienen una relación. Hasta hace no mucho, existía la tendencia de hacer las cosas “paso por paso”, es decir, primero contraer matrimonio y luego la convivencia. Actualmente esa tendencia ha cambiado, y eso no quiere decir que no exista el deseo de contraer matrimonio, sin embargo, muchas parejas prefieren conocerse al máximo en primer lugar para después formalizar de manera segura.

A pesar de que los padres de familia de estos jóvenes que están comenzando a tomar estas decisiones no estén de acuerdo por las diferentes costumbres que han marcado anteriormente el contexto social, aquellos que tienen las propias posibilidades económicas no dudan en hacerlo a pesar de las diferentes controversias. Al fin y al cabo, esta decisión es de dos personas, y a continuación se muestran algunas de las ventajas de lo que es vivir esta experiencia en pareja:

Se conocen entre sí

Puede que dos personas ya lleven mucho tiempo, incluso años juntas, sin embargo, cuando ambos conviven realmente podrán conocerse mejor. Conocer a alguien implica saber cuáles son sus hábitos diarios, qué le gusta hacer durante el día y cómo resuelve los problemas que se presenten. Cada vez que los padres dicen sobre sus hijos sobre cuánto los conocen es porque realmente lo saben sin lugar a dudas. Probablemente en el caso de una pareja que lleva poco tiempo de conocerse pueden asegurar entre sí que saben todo sobre la otra persona, sin embargo, realmente les falta mucho por conocer.

Una vez que se lleva ya un tiempo de convivencia, también van a saber identificar cuáles son las debilidades y fortalezas del compañero, y de esta forma, aprender del otro cómo lidiar con los problemas que se presenten. Conocerse entre sí también es una excelente oportunidad para corregir diferentes hábitos inapropiados y a tener más control sobre algunas cosas. Todo es muy diferente a cuando se vivía con los padres, había alguien que nos despertaba por las mañanas y nos servía el desayuno, ahora esas serán actividades que deberán ser resultas entre dos personas por igual.

Aprenden a administrar los gastos

Uno de los grandes retos de convivir en pareja es el de administrar los gastos y aprender a ahorrar juntos. Talvez este reto se les da a muchas personas desde temprana edad. Muchos padres enseñan a sus hijos desde pequeños a ahorrar con pequeñas propinas que se las ganan por realizar buenas actividades, sin embargo, una vez que se enfrentan a la realidad puede causar un impacto no esperado. Por lo general, uno de los objetivos más complicados de toda persona independiente es sobrevivir al mes con el sueldo de su empleo, que por un lado también cuesta mantenerlo.

Actualmente, una de las condiciones que se propone la pareja para convivir juntos es que ambos mantengan un empleo por igual. Con ello, ambas personas se comprometen a cumplir con los gastos que se requiera, tal y como lo servicios del departamento, la alimentación, los pasajes, entre otros. Por lo general, el peso es menos cuando ambas personas aportan para convivir juntos. Es importante también el ahorro, ya que nunca se sabe cuándo se pueda necesitar un extra de dinero para cualquier situación de emergencia. No es malo darse ciertos lujos, siempre y cuando no se de tan seguido porque el objetivo es que exista un equilibrio en los gastos y no un desbalance.

Se dividen tareas

Si se creía que las tareas del hogar eran actividades sencillas, cuando dos personas conviven juntas se darán cuenta por igual de que estaban equivocados. Para empezar, si anteriormente no se estaba acostumbrado a realizar algún tipo de actividad del hogar, puede que convivir en pareja sea impactante. Por el lado contrario, si antes de pensar en convivir en pareja se practican algunos hábitos necesarios para mantener un hogar en orden entonces las tareas serán mucho más sencillas. La mejor parte es que nadie tendrá que mandar a una persona, sino más bien, él o ella se hará cargo por sí mismo/a.

Dividir las tareas del hogar es una responsabilidad de dos personas cuando deciden convivir juntas. Es importante siempre mantener una organización a través de un cronograma de lo que se debería realizar cada día para evitar improvisaciones y malos entendidos. Algunas de las responsabilidades más importantes van a ser la limpieza del hogar, las compras al supermercado, lavar la ropa o enviarla a la lavandería, entre otros. Con una buena organización e igualdad de responsabilidades se van a poder concluir las actividades rápidamente y no dejar las tareas para último momento.

Pasan buenos momentos juntos

Y más allá de conocerse mejor y aprender a valerse por sí mismos, cuando dos personas conviven juntas están asegurando compartir maravillosos momentos juntos. Por más distintas que sean dos personas, viviendo juntos aprenderán a aceptar las diferencias entre sí y las verán como características únicas entre ellos. Si antes de convivir, la pareja ya ha pasado por experiencias memorables, lo que sigue será mucho más enriquecedor y lleno de momentos anecdóticos que se verán obligados a compartir con las amistades y familiares.

A pesar de poder permanecer varias horas fuera del hogar por motivos de trabajo, cuando se reencuentren al anochecer siempre será un buen momento para recibirse y atenderse entre sí. Los fines de semana se convertirán en el pasatiempo favorito de ambos porque podrán disfrutar de tiempo a solas y gozar de los hobbies de cada uno. Algunas de las actividades que se hacen cuando se convive en pareja son ver películas o series juntos, preparar un almuerzo o cena deliciosa, y por supuesto, un gran momento íntimo libre de preocupaciones. Muchas veces van a presentarse problemas, como en toda pareja, sin embargo, esta es una gran alternativa para aprender a lidiar con ellos y fortalecer el aprendizaje entre ambos.

Deja un comentario