Ansiedad por una separación. Cómo sobrellevarla

ansiedad por una separacion como sobrellevarla

Una ruptura sentimental siempre es difícil de afrontar, sin embargo, hay maneras de reaccionar ante los sentimientos que supone una separación. Es cuestión de encontrar la manera de superarlos paso a paso. El cambio de estado civil resulta un alivio en algunas ocasiones pero supone un desajuste emocional y siempre un cambio de vida personal y familia en la mayoría de los casos. Según los datos de septiembre de 2013 del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el año 2012 se produjeron un total de 110.764 nulidades, separaciones y divorcios. Los divorcios representaron el 94,1% del total, las separaciones el 5,8% y las nulidades el 0,1% restante. Los datos del INE muestran también que el mayor número de rupturas tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres, y que la duración media de los matrimonios era de 15,5 años. En cuanto a los hijos, el 42,5% de los matrimonios que dejaron de serlo no tenían hijos.

Luego de pasar por una separación así, hay ciertos puntos importantes para poder dejar la ansiedad detrás.

  1. Tener sentimientos muy diferentes e intensos no es malo: es normal sentirse triste, enfadado, cansado, frustrado y confuso y todos estas sensaciones pueden ser intensas. También es habitual sentir ansiedad en relación al futuro. Hay que aceptar que las reacciones de este tipo disminuirán con el tiempo. Incluso si en el matrimonio no existía una relación saludable, aventurarse en lo desconocido genera miedos. Compartir los sentimientos con los amigos y la familia puede ayudar a pasar por este periodo.

  2. No dejes que la tristeza ocupe demasiado: No dejes que la tristeza se apodere de ti y te arrastre a un hoyo de desolación. Tienes que mantenerte activo. La tristeza a veces te invita a quedarte en casa, sin arreglarte, sin comer o comiendo inadecuadamente. Seguir esta vía nunca hará que salgas de la tristeza, si no que caigas en una peligrosa espiral de autodestrucción.

  1. Date un tiempo: Se puede bajar la productividad laboral o dejar de estar tan pendiente de los demás por un periodo corto. Es necesario tomar el tiempo necesario para encontrarse mejor y recuperar la vitalidad. Por ende, deja que afloren estos sentimientos y que tu funcionamiento se encuentre en niveles más bajos durante un tiempo.

  2. No afrontes la situación en soledad: Compartir los sentimientos con los amigos y la familia puede ayudar a pasar por este periodo de tiempo. Los grupos de apoyo de personas en situaciones parecidas pueden ser un buen medio para expresar estos sentimientos y conseguir comprensión. Estar solo y aislado puede producir niveles de estrés.

  3. Cuídate emocional y físicamente: Realizar ejercicio, comer bien y relajarse son herramientas para mejorar el estado de ánimo son hábitos esenciales para mejorar, convierte esto en rutinas habituales. Es recomendable evitar tomar decisiones importantes o realizar cambios vitales. Recurrir el alcohol, las drogas o el tabaco como vía de escape, sólo conduce a más problemas.

  4. Evita discusiones fuertes con tu cónyuge o ex: Si una discusión comienza a convertirse en una pelea, sugiere con calma que ambos intenten hablar más tarde y abandona el lugar o cuelga la llamada telefónica. Descubrir nuevas actividades y amigos y tener expectativas razonables podrían hacer esta transición más fácil.

  5. Explora tus intereses personales: Reconecta con las cosas que disfrutabas de forma individual sin la pareja. Es el momento de tomar clases para desarrollar alguna afición, realizar actividades como el voluntariado o disfrutar de los amigos o incluso, hacer nuevas relaciones.

  6. Piensa en positivo: Descubrir nuevas actividades y amigos y tener expectativas razonables podrían hacer esta transición más sencilla. Es importante ser flexible y aunque hay que mantener las tradiciones familiares, algunas sufrirán ajustes, es el momento para crear nuevas actividades en familia.

  7. No idolatres a tu ex: No es el momento de recordar exclusivamente los mejores momentos con él/ella. Se trata de ser justo y comprender que la relación estaba fallando, algo no iba bien, o puede que se tratase de una relación tóxica.

  8. No odies a tu ex: Pensar que es la peor persona del mundo o desearle mal, no hará que te encuentres mejor. El odio solo genera malestar al que lo sufre. Intenta pensar más en tu bienestar que en su malestar.

  9. No dramatices: No es el momento de pensar en todo aquello con lo que no estamos conformes, o al menos también darnos cuenta de todo lo que nos va bien en la vida. Cualquier excusa puede ser buena para hacer un drama, sin embargo, hay que ver esto como una oportunidad de crecimiento

A veces uno no tiene claro cómo superar una separación, lo esencial es tener paciencia y ser tolerante contigo mismo. No te pongas una fecha límite para encontrarte bien y no desesperes si ha pasado un tiempo y aun sigues teniendo momentos de recuerdo y melancolía. Es lógico que esto suceda, ya que has compartido un tiempo y vivencias muy privadas con esta persona pero llegará el día en que el recuerdo no moleste tanto.

Deja un comentario